New York

Descubre Nueva York: Lower East Side

/
Descubre Nueva York: Lower East Side

Hace mucho que el Diario Newyorkino no recorre las calles de nuestra adorada Nueva York y hoy es un buen momento para hacerlo. En realidad, siempre es un buen momento para volar a Nueva York, aunque sea con la imaginación.

En ocasiones nos soñamos despiertos recorriendo las largas avenidas neoyorkinas, y otras veces son las páginas de alguna novela las que nos trasladan a la gran manzana. Como buena amante de la ciudad de Nueva York, cualquier historia ambientada en sus calles cae irremediablemente en mis manos. Y, como no podía ser de otra manera, “Las hijas del Capitán” (María Dueñas) ocupa estos días un espacio preferente en mi tiempo libre.

“Las hijas del Capitán” narra la historia de los inmigrantes españoles en la Nueva York de los difíciles años 30. En concreto, cuenta las vicisitudes de tres hermanas malagueñas y su madre que, con pocas ganas y menos dinero, se ven obligadas a coger un barco hacia una nueva ciudad, hostil y remota, en la que pelear por un futuro incierto.

Y en esa Nueva York de los años 30, María Dueñas nos traslada a la perfección al que fue el enclave más antiguo de la colonia española en Nueva York: el Lower East Side.

Este barrio al sureste de Manhattan era hace décadas un barrio pobre, insalubre y de raíces inmigrantes. Este el Lower East Sid de 1936, cuando las protagonistas de la novela de Dueñas desembarcaron en la ciudad.

Sin embargo, el paso de los años ha querido que esta zona de la ciudad, situada entre Lower Manhattan y Brookyln, se haya convertido en uno de los barrios de moda de la ciudad que nunca duerme.

Sí, si las hermanas Arenas, protagonistas de la novela, hubieran desembarcado en el Lower East Side de 2018 se habrían encontrado con el encanto de la fusión entre culturas. El atractivo del arte mezclado con el lujo, cuna de nuevos diseñadores y boutiques alternativas en las que encontrar un punto de vista diferente.

Las calles del Lower East Side acogen el único museo de Manhattan dedicado, por completo, al arte contemporáneo: el New Museum. Además, esta zona cuenta con una  elevada concentración de galerías de arte.

Pero más allá de la moda y del arte; más allá de sus callejones y sus escaleras de incendio oxidadas, el Lower East Side destaca por su gran oferta gastronómica. La gastronomía es una de las señas de identidad  más importantes de un país; parece lógico pensar que el barrio que hace años acogió inmigrantes de todos los rincones del mundo se haya convertido en el mejor sitio para disfrutar de sus culturas a través del buen comer.

Si quieres darle una alegría a tu paladar y, además, aprender un poco más sobre la historia del Lower East Side, puedes apuntarte al Lower East Side Food and Culture Tour.

Desembarcar en los muelles del East River no era tarea fácil para los inmigrantes. El sueño de una vida mejor era un gran aliciente, pero soñar no era la única condición para alcanzar la prosperidad. Más bien era el trabajo un aderezo fundamental para que las ilusiones se convirtieran en realidades.

Así, los inmigrantes hicieron del Lower East Side un barrio lleno de vida, abriendo pequeños comercios en los bajos de los tenements o edificios característicos de la zona.

Si te apetece conocer la forma de vida de los primeros inmigrantes neoyorkinos, apúntate una visita al Museo Tenement. Este museo recrea sus viviendas, sus comercios y, en general, el día a día de aquellos que, como las hermanas Arenas, hicieron de Nueva York el punto de partida hacia una vida mejor.

No conozco este museo, pero será una de mis visitas obligadas en nuestro próximo viaje a Nueva York.

Como ves, por muchas veces que hayas estado en Nueva York, siempre puedes encontrar un buen motivo para volver. En mi caso, visitar la ciudad para mirarla desde otro prisma; para recorrerla con los ojos de aquellos valientes inmigrantes, de maletas medio vacías y corazones llenos de esperanza.

Ahora, con las experiencias de las hermanas Arenas bajo la piel, estoy deseando volver a la Gran Manzana para sumergirme en Cherry Street, la calle 14 o los muelles del East River.

¿Nos vemos en el Lower East Side?

Deja un comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicado. *

cuatro × 3 =